Nuevos casos de Silicosis registrados en el INS durante el año 2011

En 19 junio 2012, en Artículos técnicos, Noticias, por Grupo Preving

Ante la gravedad de la situación por el incremento de casos de silicosis, el INS, en el marco de sus atribuciones, está llevando a cabo diferentes iniciativas con diferentes administraciones y entidades con el fin de minimizar el problema existente. La memoria correspondiente al año 2011, elaborada por el Instituto Nacional de Silicosis (INS) presenta […]

Ante la gravedad de la situación por el incremento de casos de silicosis, el INS, en el marco de sus atribuciones, está llevando a cabo diferentes iniciativas con diferentes administraciones y entidades con el fin de minimizar el problema existente.

La memoria correspondiente al año 2011, elaborada por el Instituto Nacional de Silicosis (INS) presenta los nuevos casos de silicosis detectados. En esta memoria la información se presenta detallada (provincias, sectores industriales, etc). Cabe destacar un importante repunte de la enfermedad, (256 nuevos casos), así como dos hechos significativos:

  • Por primera vez el número de silicóticos detectados en roca ornamental supera a los enfermos con origen en minería del carbón.
  • El número de silicóticos en activo supera a los jubilados.

Los sectores en los que se han detectado casos de silicosis son:

Industria de procedencia casos
Carbón 101
Pizarra 64
Granito 51
Marmolería 14
Fundición 7
Minería y canteras en general 6
Canteras de arenisca 2
Cerámica 2
Protésico dental 2
Áridos 1
Canteras de sílice 1
Chorreo de arena 1
Joyería (pulido) 1
Minería metálica 1
Vidrio 1

Es importante, tener en cuenta estos datos y trabajar de manera conjunta, Administraciones Públicas, Mutuas, Servicios de Prevención, empresarios, representantes de los trabajadores y trabajadores, para eliminar, reducir y controlar la exposición de los trabajadores a los riesgos derivados de las actividades que se desarrollan en estos sectores industriales.

José Antonio Cano Granjo

Director Técnico Nacional

Badajoz

 

 

La Prevención de Silicosis

En 22 noviembre 2011, en Artículos técnicos, por Laura Cámara

La silicosis es una enfermedad pulmonar causada por sobreexposición a la sílice cristalina respirable. Es irreversible y puede causar invalidez física o la muerte.

La Prevención de Silicosis

¿Qué es Silicosis?

La silicosis es una enfermedad pulmonar causada por sobreexposición a la sílice cristalina respirable. Es irreversible y puede causar invalidez física o la muerte. La sílice es el segundo mineral más abundante en la corteza terrestre y es un componente mayor de arena, piedra, y minerales metalíferos. La sobreexposición al polvo que contiene partículas de sílice cristalina puede causar la formación de tejidos de cicatrización en los pulmones. Eso disminuye la capacidad de los pulmones de extraer oxígeno del aire que respiramos. El divertirse o jugar en una playa de arena no constituye un riesgo de silicosis.

Más de un millón de trabajadores en los EE.UU. han estado expuestos a la sílice cristalina. Cada año, más de 250 trabajadores estadounidenses mueren con silicosis. No existe ninguna cura para esta enfermedad, pero es 100% evitable si los patrones, trabajadores, y profesionales de la salud colaboran para reducir las exposiciones.

Además de silicosis, la inhalación de partículas de sílice cristalina ha sido asociada con otras enfermedades, como bronquitis y tuberculosis. Algunos estudios indican también una asociación con cáncer pulmonar.

¿Quién Corre un Riesgo?

El trabajo en un ambiente polvoriento donde existe la sílice cristalina puede aumentar el riesgo de silicosis. Si varias personas trabajan en un tal lugar y una es diagnosticada con silicosis, las otras deben hacerse un examen para averiguar si ellas también la han contraído.
Los siguientes son ejemplos de industrias y actividades en mayor riesgo de exposición:

- construcción (el limpiar con un chorro de arena, el trabajo con un martillo neumático, y la construcción de socavones)
- la minería (el cortar o taladrar arenisca y granito)
- el trabajo en una fundición (el moler moldura)
- la fabricación de vidrio
- cerámica y arcilla
- la agricultura (condiciones polvorientas por el distribuir la tierra, como durante el arar o la cosecha)
- la fabricación de jabón y detergentes
- la construcción naval
- el cortar piedras (el aserrar, limpiar abrasivo con un chorro, astillar, y moler)
- el ferrocarril (poner las vías)
- la fabricación y el uso de abrasivos

Más de 100,000 trabajadores están en alto riesgo de exponerse a la sílice por limpiar con un chorro de arena, taladrar piedras, y la minería. Los trabajadores que hacen las siguientes labores también corren el riesgo de sobreexposición a la sílice cristalina: el quitar pintura y óxido de los edificios, puentes, tanques, y otras superficies; el limpiar fundiciones; el trabajo con piedra o arcilla; el grabar vidrio; y la construcción.

¿Cuáles son los Tipos, Síntomas, y Complicaciones de Silicosis?

Hay tres tipos de silicosis. Son clasificados según la concentración en el aire de sílice cristalina a la que un trabajador estuvo expuesto:

- silicosis crónica ocurre normalmente después de 10 años o más de sobreexposición.

- silicosis acelerada resulta de la exposición a altas concentraciones de sílice cristalino y se desarrolla de 5 a 10 años después de la exposición inicial.

- silicosis aguda ocurre donde las exposiciones son las más altas y puede causar el desarrollo de síntomas entre algunas semanas y 5 años.

Es posible que no se detecte la silicosis crónica (la forma más común de la enfermedad) por varios años durante las fases tempranas. Es posible que una radiografía no indique ninguna anomalía hasta 15–20 años después de la exposición. El polvo de sílice en los pulmones puede dañar la capacidad del cuerpo de evitar infecciones. Con esa condición, los trabajadores son más susceptibles a algunas enfermedades, como tuberculosis.

Como consecuencia de la silicosis los trabajadores pueden tener los síntomas siguientes:

- falta de aliento después de algún esfuerzo físico

- la tos grave

- fatiga

- pérdida del apetito

- dolores en el pecho

- fiebre

¿Cómo Pueden los Trabajadores Averiguar si Tienen Silicosis?

La única manera segura de determinar si una persona tiene silicosis es un chequeo médico que incluye documentación completa de los trabajos hechos, una radiografía pulmonar, y una prueba de la función pulmonar. Los trabajadores que creen estar sobre-expuestos a la sílice deben ir a un médico que conoce las enfermedades pulmonares. El Instituto Nacional de Salud y Seguridad Ocupacional (NIOSH) recomienda que se hagan los chequeos médicos antes que se empiece un nuevo tipo de trabajo, y cada 3 años después.

¿Cómo se Puede Evitar la Silicosis?

Los trabajadores y los patrones pueden conseguir un paquete de materiales que explican como evitar la silicosis. Llame gratis al servicio de información (de NIOSH, que es parte de Departamento de Salud y Servicios Humanos): 1–800–35–NIOSH (1–800–356–4674). Los materiales incluyen una hoja con recomendaciones para la prevención de silicosis, una guía para trabajar con sílice en forma segura, y adhesivos o calcomanías (para poner en los cascos) que recuerdan a los trabajadores que: si es sílice, es más que un simple polvo.

Los empleados del Departamento de Trabajo distribuirán materiales sobre la sílice cuando hagan inspecciones en las minas, obras de construcción, y otras industrias afectadas.

Fuente – www.cdc.gov/spanish/niosh

La silicosis amenaza de nuevo

En 10 junio 2011, en Artículos técnicos, por Celia Valmorisco

La silicosis es una de las enfermedades laborales más antiguas que se conocen. A pesar del tiempo transcurrido y del avance tecnológico experimentado, se está lejos de lograr su erradicación. Casos recientes de silicosis muestran que nuevos sectores de trabajadores están expuestos al riesgo. Las patologías que se siguen detectando en actividades tradicionales evidencian que […]

La silicosis es una de las enfermedades laborales más antiguas que se conocen. A pesar del tiempo transcurrido y del avance tecnológico experimentado, se está lejos de lograr su erradicación. Casos recientes de silicosis muestran que nuevos sectores de trabajadores están expuestos al riesgo. Las patologías que se siguen detectando en actividades tradicionales evidencian que la legislación preventiva es clara y contundente, pero no se cumple.

Según los datos del Registro Oficial de Enfermedades Profesionales, en 2009 se produjeron 203 comunicaciones de silicosis, 98 con baja y 105 sin baja. Esta cifra es más del doble de la registrada en 2007. Si analizamos las enfermedades con baja, apreciamos que la notificación se incrementa sobre todo en la actividad de la industria manufacturera, aunque en las industrias extractivas y en la construcción también se registran aumentos.

Sabemos que el número de casos es muy superior. Comparando estos datos con la última memoria disponible del Instituto Nacional de Silicosis (INS) podemos documentar una parte del subregistro. En 2007, el INS diagnosticó 115 nuevos casos de silicosis, mientras que ese mismo año la Seguridad Social sólo reconoce 47.

Ante este incremento de los casos de silicosis caben dos explicaciones: hay un aumento de los casos porque existen nuevos focos de riesgo o hay un incremento de la notificación porque salen a la luz exposiciones laborales en actividades tradicionales donde fallan los sistemas preventivos. Los datos que llegan de distintas zonas de España y desde distintos agentes sindicales y sanitarios muestran que están ocurriendo las dos cosas.

Recientemente, un artículo de la doctora Cristina Martínez, del Servicio de Neumología del Instituto Nacional de Silicosis, pone sobre la mesa tres casos de silicosis en tres trabajadores de 32, 34 y 37 años que han estado durante 17 años colocando superficies artificiales de cuarzo en viviendas. Martínez y colaboradores señalan que “la manipulación de materiales de construcción que contienen polvo de sílice entre sus componentes ha propiciado la aparición de nuevos casos de silicosis en ambientes laborales poco sospechosos de constituir un riesgo”.

La prevención de la silicosis se dirige a evitar la inhalación, preferiblemente por eliminación o aislamiento de la fuente. El trabajo en medio húmedo es fundamental cuando no se han tomado medidas para evitar la generación de polvo. La opción de recurrir a equipos de protección individual incrementa la penosidad de las tareas, en especial en trabajos a la intemperie en condiciones de temperaturas elevadas. El minúsculo tamaño de las partículas peligrosas puede hacer invisible la presencia de este riesgo, que se puede mantener en el aire durante mucho tiempo y también desplazarse a zonas alejadas, constituyendo un riesgo también para las poblaciones circundantes.

La enfermedad –un tipo de fibrosis pulmonar– se produce por inhalación de polvo que contenga partículas de sílice cristalina libre, uno de los minerales más abundantes en la corteza terrestre, que se encuentra en la arena y en muchos tipos de roca y que inhalada es un reconocido cancerígeno en humanos. La exposición laboral se produce en muy diferentes sectores y tareas: extracción, labrado, tallado, molido y tratamiento de piedra, fabricación y tratamiento de piedra artificial, fundiciones, fabricación de vidrio, cerámica y polvos abrasivos, tratamientos de superficie por abrasión (chorreado de arena en pulido de piezas o limpieza de fachadas, por ejemplo) y un largo etcétera. De la magnitud de la exposición depende la rapidez de la evolución de la enfermedad hacia formas graves. La sílice cristalina también está clasificada por la IARC como cancerígena de tipo I para los pulmones. Bronquitis y enfisema son otros posibles efectos en la salud.

 Fuente- Revista Por Experiencia – ISTAS

Grupo Prevenir tiene abierto un extenso catálogo de servicios de Formación en prevención de riesgos laborales donde podrá informarse y solicitar información de forma agil, segura y cómodamente.

Visite nuestra Catálogo de Servicios de Formación